RAYUELA


RAYUELA
Julio Cortazar
Editorial Cátedra, 2003
746 páginas.

Por: Camilo Goelkel


Cortazar jugó a escribir, mientras nosotros jugamos a leer. Parece sencillo si lo pensamos un poco, veamos. El libro se divide en dos partes básicas y tres si seguimos el juego del autor: “el lado de allá”, “el lado de acá” y “de otros lados”. La primera parte, “el lado de allá” transcurre en Paris, donde el autor nos narra la historia de Horacio y la maga y de sus compañeros del club de la serpiente que, en realidad, parecen carecer de individualidad y conforman un gran personaje. La historia de amor entre Horacio y La Maga y la muerte Rocamadour, hijo de La Maga, son los elementos principales de esta sección.
La segunda parte nos narra la historia de Horacio de regreso a Buenos Aires donde vive con su amigo de la infancia, Traveler, y la esposa de éste, Talita. La tercera parte, “de otros lados” es considerada por el autor como “capítulos prescindibles” ¡vaya juego! Esta sección es, en realidad, una especie de arte poética de Julio Cortazar y es imprescindible si queremos entender la novela.
Lo menos importante de Rayuela es su trama. A primera vista parecería que la intención de Cortazar no era escribir una novela, sino una serie de cuentos con los mismos personajes que pudiera ser leída de cualquier manera. Para este escritor argentino la idea de escribir se acerca mucho a la idea de jugar y logra transmitir este sentimiento al lector activo, quien en un ataque lúdico, comienza a jugar y a crear su propia novela.
Esta es, ¿Cómo negarlo? El principal logro de la novela de Julio Cortazar que logró convertirse, gracias a este elemento, en el primer hito del boom de la literatura hispanoamericana en la década de 1960.
Rayuela es en realidad un juego con la literatura y muchas veces Cortázar nos lo dejó saber en un sinfín de entrevistas y escritos, comentarios y cartas en los que afirmaba, de manera directa, que Rayuela era, para él, un juego con la escritura. Además, muchos capítulos de la novela dan a entender esta necesidad del autor de criticar y romper las reglas tradicionales de la novela y de la escritura, lo que logra de manera magistral en su novela con capítulos, como el siempre celebre, capitulo 34, donde se evidencia una clara intención del autor de jugar con las reglas de la novela.
Lo más interesante de la novela de Julio Cortazar es el juego que el autor le plantea al lector. Este juego va más allá de la intención de crear su propia novela. Cortazar plantea un juego en el cual el lector se ve en evidente desventaja frente al ingenio y la creatividad del autor, que parece estar burlándose de nosotros e incluso lo imaginamos con un ataque de risa digno de enfermo mental al ver como nosotros, simples lectores con ínfulas de lectores activos, caemos en el engaño y nos convertimos en víctimas de su burla. ¿Qué podríamos hacer ante esta evidente derrota? solo nos queda recobrar el humor y liberar una discreta risa en el transmilenio de camino a casa o en la cama antes de dormir.
Desde las primeras páginas de Rayuela nos encontramos con las bromas de Cortázar. Al abrir el libro, lo primero que encontramos es un “Tablero de direcciones” que es, en realidad, la mayor broma que tiene el libro ya que si lo seguimos como una ruta de lectura que el autor nos plantea al final caeremos en ridículo al descubrir que vamos saltando de capítulo en capítulo desde hace media hora.

Rayuela es un libro de lectura obligada para todos, una gran parodia que fácilmente podría destruir todo lo que creemos saber sobre literatura. En resumen, como lo diría Eduardo Arias y Kart Troller en su celebre libro "Manual del buen estudiante vago” “Rayuela: Julio Cortazar. Un libro donde la trama no importa y el orden de los capítulos tampoco” ¿Qué más podríamos decir sobre este libro? Paf, se acabó.

2 comentarios:

  1. Debo decirle: actualmente leo Rayuela, voy en el capítulo veinte y estoy leyéndolo como el libro dos (el propuesto por él), y he cometido un descomunal error, en su magnífica crítica -por cierto, no sé por qué jodida razón me propuse leer una crítica de tal libro si no lo he terminado- me di cuenta que el hijo de la Maga muere. Ni modo, he defecado mi lectura, procuraré reprimir ese recuerdo. Tengo un correo electrónico por si gusta platicar: victordepraga@live.com.mx

    ResponderEliminar
  2. bueno voy en la mitad de este libro y con gran rectititud podria afirmar que es un grandioso libro aparte uqe me esta enseñando muchas cosas de la vida y como afrontarlas ,suelo identificarme , me gusta la forma de expresar cada parrafo y tal cual lenguaje lo hace perfecto .

    ResponderEliminar