Por: Jairo Ramírez Bohórquez


Personajes principales:

Oki Toshio
Otoko Ueno
Keiko Sakami
Fumiko


La literatura japonesa se insinúa remota para occidente. Los amantes de las grandes historias apenas si conocen por casualidad los escritores japoneses; pareciera una literatura que solo leen los especialistas. En América latina, por ejemplo, pocos lectores buscan a un autor de aquel país con el mismo interés que anhelan a Borges o de la misma manera que buscan a Carlos Fuentes o García Márquez. Y no saben lo que se pierden. No solo por el valor de acercarse a una cultura tan lejana y desconocida, sino por la delicia de descubrir a escritores tan desaforados en sus historias como Yasunari Kawabata, quien en 1968 fue distinguido con el premio Nobel de Literatura.

Lo bello y lo triste, la novela de Kawabata publicada en 1965, es un libro para devorar en una noche de descanso después de una larga jornada de estrés. Solo hay que ponerse cómodo, en la cama si se quiere, y dejarse prendar por una historia que seguro lo mantendrá con los ojos bien abiertos hasta el amanecer.
                                                      
La novela cuenta la intrincada relación amorosa que vive el escritor Oki Toshio, de 30 años, casado y con un hijo, pero quien se enamora de Otoko Ueno, una hermosa adolescente de apenas 15 años, a quien deja embrazada. La historia podría parecer algo normal y corriente, de no ser por todas las insidias que provoca y las consecuencias inesperadas que van goteando lentamente, con una dosis bien medida por el autor para mantener el interés. La tensión narrativa es permanente, y arranca con el intento de suicidio de la adolescente debido al amor demencial que siente por Oki.

Otoko, la adolescente enferma de amor, huye con su madre a Kioto para olvidar a Oki. Pero veinte años después, el escritor va a buscarla, quizás porque no la ha podido olvidar. Para entonces Otoko ya tiene 36 años y es un pintora reconocida que mantiene una relación homosexual con su discípula Keiko Sakami, una jovencita tan hermosa como perversa de apenas 20 años.

Este rencuentro entre el escritor Oki y su antigua amante Otoko, desencadena un desaforado sentimiento de celos y afán de venganza, pero no entre los antiguos amantes, sino de la hermosa y deschavetada Keiko hacia el escritor por considerar que debe vengar el sufrimiento de su maestra y amante Otoko.

Kawabata logra mantener todos los sentidos alerta ante cada paso de sus personajes. Todos llegan siempre con algo inesperado. La truculencia en la narrativa de este escritor japonés es de alcances insospechados. Ninguno de los personajes de primera línea se va desdibujando, porque todos tienen sus vidas alteradas hasta la enfermedad. Incluso Fumiko, la esposa legítima del escritor adúltero, sin ser tan descollante como Otoko y Keiko, hace sentir que ella también cuenta, que sus celos no son gratuitos, porque su familia se enfrenta a una muchacha loca hasta la perversidad.

En fin, la narrativa de Yasunari Kawabata es de tal maestría, que en el cierre de la historia, en un hábil juego de ambigüedad, la idea de la venganza por parte de Keiko se desvanece por cuanto la muerte de Taichiro aparece como un desafortunado accidente.

Lo bello y lo triste es, ni más ni menos, la realidad humana desde el momento de nacer. Pero es, ante todo, la razón simple de la vida. Solo podemos regocijarnos ante lo bello, si en nuestra experiencia hemos soportado lo desagradable. Y a la inversa: conocemos el sufrimiento, si antes hemos caminado por un jardín de rosas; gozamos de la juventud sin límite alguno, pero debemos asumir la vejez como una enfermedad por sí misma; nos enamoramos con delirio, entregamos nuestro ser a otro ser, pero de pronto ese amor nos abandona sin ninguna explicación; dedicamos la vida a nuestros hijos para ver sus éxitos, y cualquier día mueren de la manera más absurda (como el hijo de Oki Toshio), dejándonos apenas con sus recuerdos para sobrellevar un vacío que solo llenaremos con nuestra propia muerte.
_______________________________________
Autor: Yasunari Kawabata
Título: Lo bello y lo triste
Editorial: Emecé Editores, S.A., Argentina, 2002, 137 pág.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario